Independientemente del deporte, una dinastía sigue tres fases inevitables: nace, domina y desaparece. Llegado un punto, los cuerpos dejan de aguantar lo que antes, se pierde el estado de forma o se deja de sentir la química que hacía grande a un equipo. Es entonces tiempo y lugar de despedirse de plantillas y nombres memorables a ojos de la historia.

En la NBA el cuento no es otro, como muestra el amanecer y eventual ocaso de dinastías como las de los Celtics de los sesenta, los Bulls de los noventa o los Spurs a principios de siglo. Por muy dominantes que fueron en su punto álgido, todas acabaron por disiparse sin excepción. Un destino que también parece seguirán los Golden State Warriors.

Los de Oakland han cosechado la época más exitosa de su historia de la mano de Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y compañía, haciéndose con cuatro anillos y firmando la temporada con más victorias de toda la historia.

Muchos de los aficionados de la liga han crecido con ellos y en la actualidad son, sin duda, uno de los equipos que cuenta con más apoyo. Pero los éxitos no pueden durar para siempre, y menos en una liga que funciona precisamente por su predisposición al cambio y por favorecer que los equipos encadenen etapas más y menos competitivas.

En la NBA se confirma aquello de que «es más difícil mantenerse en la cima que llegar a ella», y parece que a la más reciente dinastía de la liga le está llegando el momento de apagarse.

El detonante de la cuestión: La dinastía está tocada

Aunque no es la primera vez que se le pone fecha de caducidad a los de la Bahía, parece que esta podría ser la definitiva. El detonante, su mal inicio de Playoffs en la serie frente a los Sacramento Kings, contra los que los Warriors (como vigentes campeones) eran favoritos para llevarse la eliminatoria pese a ser los sextos clasificados de la conferencia y sus oponentes los terceros.

La gravedad del asunto no se encuentra en que vayan un partido abajo (tras haber ganado el tercer encuentro en casa), sino en que el problema está en una falta de seguridad que los Warriors no acusaban hasta ahora. Y es que sus posibilidades de levantar la eliminatoria generan muchas más dudas de las que habrían suscitado hace meses.

Los de Steve Kerr no convencen como lo hacían temporadas atrás, y su aura de invencibilidad cuando más cuenta se ha ido desvaneciendo. Si bien han sido muy sólidos en el Chase Center durante la regular season, la flaqueza fuera de casa ha sido también de las más graves que se les recuerdan en tiempos recientes, lo que da que pensar sabiendo que necesitan ganar al menos un partido en Sacramento si quieren pasar de ronda.

Además, han perdido parte del bueno rollo que caracterizaba a sus equipos por problemas extradeportivos como los sufridos a inicios de temporada, lo que podría ser un factor definitivo en separar al equipo si las cosas no salen bien (a Green, por ejemplo, ya se le está poniendo cara de cambiar de aires).

Por supuesto, también tiene que ver que a todas sus figuras veteranas excepto Curry les empiezan a pesar los años, pero eso iba a ocurrir en un momento u otro y seguramente ya estaba ocurriendo y se veía maquillado por el trabajo de unos Jordan Poole y Andrew Wiggins que no están rindiendo a tope de sus posibilidades.

Si bien dar a los actuales campeones de la liga por muertos sería pecar de alarmistas, sí parece que su ventana para continuar ganando con este grupo empieza a cerrarse. En función de cómo acabe de marchar el resto de la temporada para los de Oakland, volveremos a ver a su núcleo juntarse para continuar con la dinastía (aunque seguro con cambios importantes en la plantilla) o iniciará uno de los procesos de reconstrucción más esperados de la última época.

Ver a Stephen Curry lejos de la Bahía, el único lugar que conoce su baloncesto, puede dar lugar a algunos escenarios muy interesantes.

Imagen principal: @warriors.


En ELXIIDEAL tenemos una amplia oferta para insertar la publicidad de tu negocio en nuestra web y redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí