La temporada acaba de empezar y ya tenemos lío entre los diferentes estamentos que dirigen el fútbol por una decisión unilateral del organismo más importante de todos, la FIFA, que atenta contra la integridad de las competiciones de clubes y la salud de los actores principales, los jugadores.

Hablamos de la extensión del periodo internacional en territorio CONMEBOL para el parón de selecciones que, con la misma disputa de tres partidos, en Europa o la CONCACAF concluyó el miércoles, y en Sudamérica la madrugada del jueves al viernes.

Una decisión absurda de la FIFA y comunicada el pasado 13 de agosto que modifica el calendario de la temporada aprobado por LaLiga y la Federación Española de Fútbol el 27 de junio y que provoca así un nuevo conflicto entre dos instituciones que necesitan medio motivo para enfrentarse.

Tras la negativa del TAS a la petición de LaLiga de impedir que los jugadores convocados por la CONMEBOL acudieran a la llamada de sus selecciones para asegurarse la disputa de la jornada 4 en plenas condiciones, el asunto quedaba entre dos hombres que no se pueden ni ver como son Javier Tebas y Luis Rubiales. Como era de esperar, las posturas entre ambos chocaron.

El Comité de Competición (previa solicitud de LaLiga) desestimó el aplazamiento de los encuentros Sevilla vs Barça y Villarreal vs Alavés (a petición de Sevilla y Villarreal, por no poder contar en plenas condiciones con algunos de sus internacionales) y, finalmente, el Consejo Superior de Deportes, mediador habitual entre las posturas opuestas de Liga y Federación, aceptó conceder la cautelar a LaLiga para posponer dichos partidos en aras de proteger la salud de los jugadores. A todo esto, el Comité de Competición se basaba en que los motivos expuestos no eran de fuerza mayor.

Oficinas centrales de LaLiga / Getty Images.

La realidad es que, en cuanto a esta disputa se refiere, ni Liga ni Federación tienen la culpa ni pueden controlar la clandestina decisión de la FIFA de aumentar de forma injustificada la extensión de un parón internacional que incluye los mismos encuentros que otras confederaciones. Se podrá discutir el posterior desencuentro en el aplazamiento o no de los partidos de competición afectados, pero ahí no está el fondo de la cuestión.

Lo grave es que la FIFA actúa con total impunidad para ampliar unas fechas de forma unilateral que afectan a la salud de los jugadores y a la propia integridad de la competición de los clubes que, recordemos, son los que pagan el sueldo y la fiesta de un calendario internacional engordado para la recaudación.

El colmo es que el partido más importante, Brasil vs Argentina, no se pudo disputar por falta de acuerdo con las autoridades sanitarias. Un desgaste de tiempo y energía para futbolistas y clubes y un atentado contra los aficionados, que tuvieron que asistir atónitos a un bochorno mundial.

Messi y Neymar dialogan tras la suspensión del Brasil vs Argentina / EFE.

Incluso da la sensación de que la FIFA ha aprovechado este desajuste premeditado en el calendario para promover un Mundial cada dos años y unificar así la fase de clasificación en un solo mes como forma de vendernos que esa solución reduciría el número de partidos intrascendentes y protegería el descanso de los futbolistas.

Nada más lejos de la realidad, esa aberración desvirtuaría el valor de la competición más importante y esperada por el planeta y ni mucho menos disminuiría la cantidad de partidos, sino que ganarían una importancia que perderían de inmediato al aumentar su periodicidad.

La única solución, aunque les afecte al bolsillo, es quitar partidos internacionales intrascendentes de un calendario ya demasiado comprimido como, por ejemplo, dividiendo el grupo de diez selecciones sudamericanas en dos de cinco y concentrando la fase de clasificación de torneos internacionales en el mes de junio del año previo a su celebración.   

En esta jornada no se disputarán dos encuentros en LaLiga y la Premier no podrá contar con muchos de los internacionales que no cedió. Además, en el siguiente parón de octubre, otros equipos como Real Madrid y Atlético de Madrid serán los perjudicados.

La decisión de aplazar los dos partidos de este fin de semana sentará un precedente para la próxima ocasión. Mientras tanto, la FIFA seguirá explotando un circo en el que nadie pintamos excepto ellos.


En ELXIIDEAL tenemos una amplia oferta para insertar la publicidad de tu negocio en nuestra web y redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here