Real Madrid e Inter de Milán eran, a priori, favoritos para clasificarse a los octavos de final de la Champions League. Sin embargo, Borussia Mönchengladbach y Shakhtar Donetsk han competido cara a cara contra ambos clubes. Tras los resultados de anoche, alemanes y españoles parecen estar mejor posicionados para lograr el pase a la siguiente ronda. En concreto, los blancos lograron su primera victoria, en fase de grupos, frente al conjunto italiano.

Las claves del encuentro:

El planteamiento defensivo del Madrid, en los primeros 45 minutos, consistió en presionar la salida de balón rival y obligarlo a jugar en largo. Hay dos factores a tener en cuenta: de base, el Inter suele buscar atraer al equipo contrario a su propio campo, de forma que se habilite la opción del pase largo a Lukaku. Este inicia los ataques, al ofrecer pases a los carrileros en carrera o centrocampistas que se incorporen. Sin embargo, en esta ocasión el delantero belga fue baja. Esto supuso una grave debilidad en el sistema ofensivo de Conte, puesto que Lautaro carece del poder físico y habilidad de su compañero para realizar esta tarea.

Ramos y Varane ganaron, con facilidad, los duelos contra el argentino y Perišić en los envíos aéreos. En general, la defensa de los blancos se mostró segura en la primera mitad: intensos en cada acción y acertados en el ‘timing’ al momento de saltar a por el rival. Por otro lado, en fase ofensiva, la jugada más repetida se elaboró en tres pasos: atracción del bloque interista al sector izquierdo; cambio de orientación hacia Lucas Vázquez (abierto y desmarcado en banda); y asistencia, con un pase raso, a Valverde o Kroos para un remate desde la frontal del área.

El buen trabajo del Madrid en el primer tiempo se vio compensado con dos goles. Lautaro recortó distancias en el minuto 35 (2-1) gracias a una asistencia mágica de Barella. Pese a ello, fue en la segunda parte cuando los ‘nerazzurri’ se estiraron y lograron hundir a sus rivales en campo propio. El conjunto de Zidane perdió intensidad y precisión, lo cual aprovechó el Inter para producir varias jugadas de peligro a la contra. De hecho, empataron con un tanto de Perišić en el minuto 68.

El encuentro se abrió y los italianos castigaban los espacios de forma efectiva. Sin embargo, los cambios del entrenador francés frenaron el ímpetu de los visitantes: Valverde habilitó a Vinicius en banda izquierda y obligó al Inter a correr hacia atrás. El brasileño asistió a su compatriota Rodrygo, que consiguió marcar el gol de la victoria (3-2).

Los jugadores de Conte sufrieron un duro golpe y el poco tiempo restante les resultó insuficiente. Hay que señalar la excelsa actuación de Mendy en el lateral: consiguió neutralizar a Achraf Hakimi, el puñal del Inter en su banda derecha. Así, los principales argumentos de los ‘nerazurri’ en ataque se vieron anulados.

Los primeros 45 minutos del Madrid permitieron a los blancos llevarse los tres puntos. No obstante, su pobre segunda mitad pasó factura y pudo acabar con un resultado final negativo. Ahora, es el club interista el que deberá dar un paso al frente en el próximo partido, si quiere disputar la clasificación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí