La portería: tres palos de metal y una demarcación que arraiga una inmensa responsabilidad en el fútbol desde sus inicios. Ganar en este deporte siempre se resume en una frase tan simple como compleja: «dominar las áreas». Esta consideración implica la determinación del guardameta en un 50%, como mínimo. Un único futbolista que debe convertirse en el talismán del equipo, sobre todo, cuando el resto falla. Y en Cádiz, afortunadamente, tienen su guardián.

Pese a llegar hace dos temporadas y media, Jeremías Conan Ledesma parece llevar toda una vida en la ‘Tacita de Plata’. Es dueño de las porterías del Nuevo Mirandilla, y anteriormente Carranza; se siente identificado con equipo y ciudad; y, principalmente, se ha ganado a una afición tan fiel y pasional por su trabajo extraordinario partido tras partido.

El guardameta pergaminense se erigió como protagonista, y por qué no héroe, en las permanencias del Cádiz las dos últimas campañas. Si bien es cierto que su estilo inicial de paradas y movimientos resultaba exótico y chocante con la línea general en España, sus actuaciones siempre dejan acciones de calidad y, lo más importante para los intereses del Cádiz, equivalen a resultados. Y la productividad, para un equipo que lucha por mantener la categoría y, por tanto, concede más que genera; significa oro.

En esta, su tercera temporada, podríamos decir que Ledesma está mostrando su mejor nivel. Sin embargo, se trata de una afirmación repetida durante todo su ciclo en España. No, no es una exageración. Conan madura su estilo y su jerarquía a un ritmo bárbaro (nunca mejor dicho). Sostiene un catálogo de recursos cada vez más amplio y sólido: seguro en su juego de pies, salidas más firmes en los centros, despejes más laterales…

Los números le avalan. Lidera el ranking de paradas y, aunque son datos en un Cádiz que se encuentra en descenso, el contexto es diferente. Las sensaciones han cambiando. El conjunto de Sergio González crece en competitividad y ha conseguido que esas intervenciones empiecen a rentabilizarse. Ledesma da puntos y, desde prácticamente el inicio del curso, se halla en el TOP 5 de guardametas de LaLiga Santander.

Las claves de su progresión residen en su fuerte mentalidad, esa capacidad de resiliencia que, además, ha mostrado abiertamente con lágrimas en el campo; y, sin duda alguna, en el trabajo diario del propio Ledesma y, también, del magnífico equipo de porteros que atesora el Cádiz.

Porque, aunque el argentino resulte el actor principal, detrás existen agentes «secundarios» que forman parte de su exitoso rendimiento y a quienes Ledesma siempre se dirige y agradece al término de un encuentro: David Gil, portero suplente; Víctor Aznar, tercer portero; y, bajo mención especial, Lolo Bocardo, entrenador de porteros. Todos conforman un grupo sobresaliente e imprescindible.

Ledesma y su equipo celebran la victoria
Ledesma, Víctor Aznar y Lolo Bocardo celebran la victoria ante el Valencia. Imagen: LaLiga Santander

El destino del Cádiz a final de temporada aún no lo conocemos y depende bastante de la ayuda de una directiva que no invita al optimismo. No obstante, si el equipo evoluciona alrededor del sistema y la idea del partido ante el Valencia y Ledesma continúa en este grado superlativo, el conjunto amarillo está capacitado para lograr la salvación.

Cádiz seguirá disfrutando, de momento, de un portero que ha manifestado su amor incondicional al escudo y que, si nada se tuerce, entrará en la historia de un club con alta tradición de magníficos arqueros.

Imagen principal: Edit José Manuel Calviño.


En ELXIIDEAL tenemos una amplia oferta para insertar la publicidad de tu negocio en nuestra web y redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí