El Atlético encaraba ayer en un Metropolitano abarrotado una eliminatoria dificilísima ante el único equipo europeo imbatido esta temporada en competición nacional. Y tanto el Cholo como la afición sabían el papel que tenían que jugar para llegar con opciones al segundo partido. Coraje y corazón, mucho trabajo, defender el área con uñas y dientes, morder desde el primer minuto. Así se dieron todos los ingredientes de las noches grandes para que el Atlético anulase a uno de los equipos más poderosos y obtuviese una mínima renta con la que soñar en Anfield.

Y en noches como la de ayer, el partido se gana desde el calentamiento, con un Wanda en el que no cabía un alfiler al tratarse del partido más importante de la temporada, y que no dejó de alentar a los suyos. En juego la última bala del equipo de Simeone para optar a un título esta campaña y progresar en la competición maldita del cuadro rojiblanco.

Y para ello, el técnico argentino planteó un partido que desde el principio imaginó en su cabeza, su partido soñado. Firmeza atrás, equipo compacto, prioridad portería a 0, y si cazamos una arriba, mejor, debió pensar. Y quizá lo menos esperado, lograr un gol, una ventaja que defender, se consiguió en los primeros minutos. El conjunto rojiblanco apretó desde el saque inicial, atosigó al Liverpool, no le dejó respirar, empujado por un ambiente sensacional, y se adelantó en el marcador tan solo en el minuto cuatro con un disparo de Saúl a la salida de un córner con el que el estadio se vino abajo. Trabajo hecho y a defender, el partido soñado por Simeone.

El arreón del Atlético duró diez minutos y , a partir de ahí, monólogo del Liverpool. El equipo de Jürgen Klopp sabía el cerrojo al que se enfrentaba, y tiró de paciencia para mover el balón de un lado a otro con la esperanza de que en algún momento encontrase el resquicio por el que anotar un tanto que le hubiese puesto la eliminatoria muy de cara. Sin embargo, más allá de un par de ocasiones claras de Salah, cada una en una parte, el Liverpool, eso sí, constantemente merodeando el área rojiblanca, no fue capaz de tirar entre los tres palos a Oblak, sin duda fruto del buen trabajo defensivo del Atlético, que se crece en este tipo de partidos en los que el rival es superior para hacer lo que mejor sabe el técnico argentino, minimizar las carencias de sus jugadores y sacar a relucir sus cualidades como grupo en el que todos reman en la misma dirección. Así se reflejó en las estadísticas, 2 tiros a puerta del Atlético, 0 del Liverpool, y eso sí, posesión abrumadora para el conjunto inglés, 27 a 73 por ciento. Que tengan ellos el balón, pensaría el Cholo, que nosotros arropados atrás estamos más cómodos.

Incluso pudo cazar alguna contra con la que aumentar la ventaja, principalmente por medio de dos ocasiones claras que tuvo Morata, pero el marcador no se volvió a mover. La buena disposición defensiva del profeta que ha cambiado a este club dejó seco al tridente y alcanzó la meta deseada, resultado favorable y no encajar. Firmino fue el más participativo de los Reds, moviéndose entre líneas y saliendo de zona a recibir para tratar de arrastrar a los centrales, pero el Atlético fue capaz de sostener al rival y anuló la profundidad con la que al Liverpool le gusta progresar por los costados para añadir efectivos y crear superioridad en ataque con la incursión de sus laterales, Alexander-Arnold y Andrew Robertson que, atosigados por las coberturas de los jugadores rojiblancos, fueron incapaces de crear peligro por banda. Tampoco lo consiguió el centro del campo Red, pues Fabinho, Wijnaldum y Henderson hicieron un partido discreto, producto del buen hacer del bloque del Cholo. Comenzando por Felipe atrás, que está haciendo un temporadón, el Atlético secó al mejor equipo europeo del momento.

Todavía queda lo más difícil para lograr la hazaña, noventa minutos en Anfield que se harán eternos pero, sin duda, el Atlético está hoy más cerca que ayer de cargarse al equipo imbatido. El partido soñado por Simeone con el que se agarra a su última bala.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here