Parece una broma, pero aquí la competición no consiste en ver qué equipo llega en mejor momento y es favorito para un partido decisivo como el de esta jornada, sino en ver si alguno de los dos equipos (y entrenadores) sale de la UCI o ya recibe la extremaunción.

Benítez recibirá en Balaídos a un FC Barcelona en el que la afición ya ha perdido casi cualquier esperanza y existe una fuerte desconexión con el equipo. Y puede que esto le suene de algo.

Entrenador y afición no van de la mano:

La forma de caer eliminado de la Copa del Rey hizo mucho daño al poco crédito que la afición celeste otorgaba al entrenador madrileño. Gran parte de los seguidores del club celeste defendieron a Benítez en el comienzo de temporada cosechando peores resultados que los actuales (el equipo venció por 0-3 a Osasuna hace sólo dos jornadas).

¿El motivo? El equipo tenía una propuesta mucho más atrevida y, aunque estuviese fallando en las áreas y siendo perjudicado por decisiones arbitrales, la afición se identificaba con el estilo más ofensivo que lleva establecido en Vigo desde hace décadas.

En 2024, el Celta ha encajado 12 goles en nueve encuentros, una cifra aceptable para un equipo que se encuentra en la parte baja de la clasificación, frente a los 16 que ha anotado (destacar que ocho han sido en tres encuentros de Copa del Rey, siendo la mitad ante un equipo de Segunda División como el Amorebieta).

Hablamos de un equipo que no rinde cuando juega a que pasen pocas cosas, no funciona en encuentros de mínimos. Pese a que Unai Núñez sea el jugador con más intercepciones de la competición y Starfelt uno de los que más despejes realiza por encuentro, esto se explica por el número de intentos que realizan, no porque la defensa viguesa esté a un gran nivel y venza en la mayoría de sus duelos.

Benítez sigue con los planes de mínimos y se niega a apostar por todo el talento ofensivo del que dispone (Aspas, Larsen, Douvikas, Allende…), algo que los socios se niegan a seguir soportando. ¿El mayor problema? Pese a la distancia entre entrenador y afición, el club se encuentra atado de pies y manos, pues rescindir a Benítez limitaría la dirección deportiva de los próximos años.

Xavi no llega mucho mejor:

El FC Barcelona se ha caído de la lucha por LaLiga y la buena noticia es la aparición de las nuevas generaciones, con un Lamine Yamal llamado a ser una estrella mundial y un Pau Cubarsí que es considerado el mejor defensa que se ha visto en La Masía en muchos años.

En unos días, llega la Champions League y puede que se calmen las aguas si consigue eliminar a un Napoli que se encuentra en una situación que tampoco mejora la del club culé.

Xavi ya se ha visto obligado a anunciar su salida del club a final de temporada y las últimas actuaciones del equipo empiezan a levantar la pregunta en el imaginario colectivo si el cambio de técnico debe realizarse ya y no esperar a junio.

El Barcelona, sorprendentemente, aún no ha caído en liga como visitante, pero su 2024 es negativo a grandes niveles, y es que hablamos del club que más goles ha recibido en 2024 de las cinco grandes ligas.

A Xavi se le desangra el equipo en la faceta defensiva, pero al equipo también le cuesta circular el balón con velocidad y sus pérdidas son veneno para una línea defensiva que también está errando de forma individual. Cuando falla la estructura, confías en las individualidades de los futbolistas, y estos (Araújo, Koundé, Cancelo…) no están rindiendo al nivel que se les espera.

Todo esto explica la final que se vivirá el sábado en Balaídos. ¿Se volverá a escuchar a toda Balaídos cantando el ‘Benítez vaite xa‘ o se adelantará la salida de Xavi?

Imagen principal: Edit Marta Calle.


En ELXIIDEAL tenemos una amplia oferta para insertar la publicidad de tu negocio en nuestra web y redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí