España hizo los deberes en su estreno ante Costa Rica en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda. Las primeras sensaciones son positivas, pero aún quedan muchos aspectos por mejorar si ‘La Roja’ quiere llegar lejos en este campeonato. La Selección no mostró su mejor juego. Sin embargo, consiguió un resultado abultado para coger confianza y seguir trabajando para ser un bloque (3-0).

La Selección Española debutó en el Mundial con el siguiente once: Misa Rodríguez; Ona Batlle, Irene Paredes, Ivana Andrés, Olga Carmona; Tere Abelleira, Aitana Bonmatí; Athenea del Castillo, Jenni Hermoso, Salma Paralluelo y Esther González. Este once de Jorge Vilda fue bastante sorprendente por las ausencias de Irene Guerrero (no tuvo minutos), Mariona Caldentey o Alba Redondo. Tampoco partió de titular Alexia Putellas, que como era de esperar, se ha tomado mucha precaución con su vuelta tras las molestias físicas.

El partido comenzó con el guion esperado. Costa Rica encerrada atrás esperando su oportunidad y una España dominadora de la posesión. Jorge Vilda apostó por darle protagonismo a las bandas, con Athenea y Salma Paralluelo, para tratar de romper la defensa rival con balones al espacio y centros en línea de fondo.

A pesar del planteamiento, a la selección le faltó algo de profundidad, quizás por el poco protagonismo que se le dio a las laterales. Ona Batlle y Olga Carmona son dos laterales muy ofensivas que les gusta llegar a línea de fondo, pero en todo el partido se quedaron hasta los tres cuartos, algo bastante inusual.

El primer gol llegó, por suerte, tras un remate en propia puerta de Del Campo a los 20 minutos de partido. Dos minutos más tarde, ampliaría la ventaja Aitana Bonmatí, la mejor del partido. La catalana hace fácil lo difícil y se marcó una maniobra espectacular de tacón para chutar con su pierna ‘menos hábil’ a la esquina donde era imposible que llegase la portera tica. La barcelonista estaba imparable y en algunos momentos parecía hasta que se multiplicaba en el campo.

https://twitter.com/sefutbolfem/status/1682332476687937537?s=46&t=Vksfuuii0auNbQUNu6IjBw

La selección parecía imparable tras abrir la lata y la goleada parecía que iba a ser bastante amplia. Con el paso de los minutos, Salma Paralluelo vino arriba y fue un auténtico quebradero de cabeza por el costado izquierdo. Su velocidad, su regate y descaro provocó muchas de las ocasiones peligrosas del combinado español.

España tardó cinco minutos en anotar el tercero, pero justo antes, dos ocasiones muy claras de Esther y Olga Carmona fueron desviadas por Daniela Solera. La meta tica fue la salvadora de la tarde para su selección con un festival de paradas.

El tercer y último tanto de España llegó en el 27′ tras un gran remate de Esther en un rechace. La ‘9’ de la Selección Española consiguió golear tras varios intentos. Otra jugadora que lo intentó con mucho ímpetu, pero sin suerte, fue Jenni Hermoso. La madrileña no estuvo acertada de cara a puerta y falló un penalti en el 32′ de partido. No es habitual verla fallar desde los siete metros.

La intensidad de España bajó con el paso de los minutos e incluso por algún despiste Costa Rica pudo tener sus ocasiones. La segunda parte no tuvo sorprendentemente ningún gol. Las jugadoras salieron con mucha confianza y probaron cosas. Se vieron disparos lejanos, ‘sombreritos’ o incluso, una chilena de Aitana.

Entraron Alba Redondo y Mariona Caldentey a falta de media hora para cambiar el sistema. Las sensaciones mejoraron y jugadoras como Aitana o Jenni se sintieron más liberadas para llegar al área contraria. La pausa de Mariona y su uno contra uno es necesario para este equipo. Es una jugadora diferente y que aporta mucho para romper defensas. Alba Redondo no tuvo su día, pero como siempre generó muchísimo.

Lo más positivo de la segunda parte fue la entrada de Alexia Putellas en el último cuarto de hora. La actual Balón de Oro llevaba unos días entrenando al margen por unas molestias físicas e hizo saltar todas las alarmas.

Se debe tener mucha precaución con la barcelonista tras casi un año sin jugar por lesión. Las sensaciones en su vuelta fueron buenas y se atrevió a hacer sus típicos regates e incluso tirar un ‘sombrerito’. El partido no dio para mucho más y el combinado español tendrá que hacer mucha autocrítica para hacer mucho más en sus próximos enfrentamientos.

A España le cuesta jugar con rivales cerrados y es un problema bastante preocupante que debe solucionar. Fallar tantas ocasiones como en el día de hoy se puede pagar ante un rival de más nivel. Las jugadoras no deberían estar contentas del todo, ya que no era un partido para un 3-0. Queda mucho Mundial y mucho por trabajar. La mejor versión de ‘La Roja’ está por llegar.

Imagen principal: @SEFutbolFem.


En ELXIIDEAL tenemos una amplia oferta para insertar la publicidad de tu negocio en nuestra web y redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí